Como limpiar y depurar unos riñones

 

Los riñones, tanto de ternera como de cerdo o cordero, deben estar bien limpios y depurados antes de proceder a su elaboración, para eliminar toda impureza que pudieran contener. Aquí os enseñamos cómo hacerlo.

Realizar este paso es muy importante previo a su cocinado ya que los riñones son un aparato que filtran la sangre y eliminan los desechos y por tanto contienen ciertos desechos y cierta partículas de sangre que no queremos que queden en el guiso. Por eso decimos que es muy importante tanto o más que el método del cocinado el que queden bien, bien limpio.

Para ello nosotros utilizamos este sistema, también podríamos echar tanto la sal como el vinagre en el agua ponerle en una cazuela, y llevar a un hervor,  es decir escaldar el riñón y también lo tendríamos o simplemente cortarlos en trozos, los trozos que vayamos a concinar y ponerlos en la mezcla de agua la sal y el vinagre que es lo que vamos a hacer nosotros.

Aquí tenemos un riñon, en este caso un riñón de ternera, veis que tiene un volumen bastante grande los guisos tradicionales se hacen con riñones de cerdo o de cordero, también se podrían hacer con ave pero como digo los más comunes y frecuentes son estos.

Si os fijáis el riñón contiene a su vez, no sé si lo podéis ver a cámara, contiene una sempella bastante grande de grasa que hay que eliminar antes de su cocción porque no formarían parte del guiso.

Para ello simplemente con ayuda de una puntilla o un cuchillo vamos a ir sacando lo que es el riñón en sí e ir prescindiendo de toda esta parte blanca, una vez que tengamos estos trozos de riñón los pondremos en el agua y ya tendremos hecho la preparación, lo pondremos por espacio de unas dos horas y veremos como el resultado el agua que en un principio va a estar bastante cristalina va a ir adquiriendo una tonalidad debido a esos componentes y desechos que van a ir quedando en el agua.

Primero vamos a ir separándolo, los trozos que hagáis ahora van a ser los trozos que luego v en a ir al guiso así que el tamaño lo vais a ir dando vosotros.

Yo creo que este tamaño es adecuado.

Siempre es mejor quitar una parte de lo que es el riñón propiamente dicho que dejar una parte de esas sempellas de grasa que nos van a desbaratar el guiso que vayamos a hacer.

De esta parte prescindiríamos, y ahora vamos a añadir el vinagre, a priori puede parecer bastante pero luego no va a trascender al guiso, es decir, no va a coger el sabor del vinagre para nada y la sal.

Como os decía anteriormente lo vamos a dejar aquí por espacio de unas dos horas para que vaya sol tanto aquí todos esos desechos.

Bueno pues ya han pasado dos horas y cuarto aproximadamente y podéis ver como la propia sangre, incluso los desechos han ido quedando depositados en el agua y a su vez el propio riñón presenta un color como si estuviese cocido, es la propia acción del vinagre el que le da esa tonalidad.

Lo que vamos a hacer ahora simplemente es ponerlo en un escurridor y tirar toda esta agua y ponerlo debajo del grifo y darle un par de baños hasta que quede totalmente limpio y ahora mismo os lo presentamos en un plato para que veáis como queda.

Después de escurrido y lavado un poco al grifo este es el aspecto que presentan los riñones. Esta es la forma más ortodoxa y más correcta de depurar y limpiar los riñones.

 

 

También te podría gustar...