Pollo al ajillo

Un plato muy típico de la comida española, el pollo al ajillo es muy sencillo de preparar y gusta a todo el mundo.
Receta para preparar Pollo al ajillo
Ingredientes
  1. 1 pollo
  2. 10 dientes de ajo enteros
  3. 10 dientes de ajos picados
  4. Zumo de un limón
  5. Aceite
  6. Sal
  7. Pimienta blanca
  8. 300 m.l de vino blanco
Modo de preparación
  1. Para la elaboración del pollo al ajillo vamos a necesitar: pollo, que hemos partido en trozos medianos, ajos que están en dientes y a la vez hemos partido finamente, el zumo de un limón, vino blanco, aceite para freír el pollo y sal y pimienta para salpimentarlo.
  2. El proceso es muy sencillo, una vez hemos dado fuego a la cazuela verternos en ella un chorro de aceite y pondremos los dientes de ajo que tenemos enteros para que vallan confitándose y a la vez confiriendo el aroma al aceite donde vamos a freír el pollo.
  3. Mientras estos ajos van tomando el color vamos a salpimentar el pollo. Nosotros estamos haciendo una receta bastante neutra de pollo al ajillo, simplemente haciendo el pollo con el ajo, vosotros en casa podríais meterle también otro tipo de especias que consideréis que le vayan bien al pollo como podría ser el tomillo, el orégano, la mejorana, lo que considereis y luego evidentemente la guarnición vegetal que consideréis, pues unas patata fritas, unos dados de calabacín unos champiñones, unos bastoncitos de zanahoria, lo que queráis, nosotros os explicamos la técnica del pollo al ajillo y luego ya vosotros en casa deriváis hacia donde queráis.
  4. Bueno una vez lo hemos salpimentado por un lado le damos la vuelta para salpimentarlo por el otro.
  5. Hay que tener cuidado en el proceso de dorado de los ajos que no se nos pasen de fritura porque eso repercutiría muy negativamente en el resultado final del plato, le conferiría un sabor un tanto amargo producto de la quemazón del ajo que tiene un sabor muy desagradable. Entonces una de dos o tenemos cuidado y vamos vigilando el fuego y freímos junto con los ajos el pollo o si ya han alcanzado el dorado que nosotros buscamos pues lo retiramos, damos más intensidad al fuego sofreimos e incorporamos al final cuando vayamos a incorporar los líquidos y no tengamos ningún tipo de riesgo de que se nos quemen.
  6. Nosotros vamos a optar por esta última opción dado el avance que tiene el color del ajo. Simplemente los retiramos, no los vamos a retirar, los vamos a añadir posteriormente pero ahora para evitar riesgos los quitamos y reservamos.
  7. Aumentamos el calor y ahora ya en este aceite que tiene todo el aroma y el sabor del ajo vamos a freír el pollo.
  8. Una vez el pollo ha cogido este color dorado, a mi particularmente me gusta que dore bien porque creo que da mucho más juego luego al final en el resultado final que estamos buscando en el pollo al ajillo.
  9. Como os decía una vez ha cogido el dorado oportuno lo que vamos a hacer es bajar el fuego ligeramente para evitar que se nos queme el ajo picado, incorporarlo con una pizca de sal para esta ajo que vamos a sofreír y una vez veamos que empieza a tomar más color incorporaremos el zumo de limón que lo que va a hacer es desglasar todo los jugos que han caramelizado fruto de las frituras del pollo y posteriormente el vino blanco junto con el resto de ajos hasta que este vino reduzca y ya tendremos el pollo a ajillo.
  10. Es importante una vez hemos incorporado el ajo picado vigilarlo bien de cerca, no descuidarnos porque en el momento que empiecen a quemarse van a estropear y a echar por tierra el resultado que nosotros estamos buscando.
  11. Ya empiezan a tomar color, es el momento de poner el zumo de limón, los ajos que teníamos guardados y el vino blanco.
  12. Ahora simplemente cunado recupere el hervor taparemos ligeramente, pero siempre permitido la salida de vapores para que reduzca el vino y ya nos quede prácticamente seco el pollo al ajillo listo para comer.
  13. Ya empieza a levantar el hervor de nuevo y simplemente vamos a tapar de este modo dejando una pequeña apertura que permita la salida de los vapores del vino y la evaporización del agua que contiene.
  14. Transcurridos unos cincuenta minutos ya se ha evaporado todo el vino y tenemos ya pollo perfectamente hecho.
  15. Lo vamos a emplatar con ayuda de estas dos cucharas, este es un plato muy sencillo de elaborar que da unos resultados muy buenos y que gusta a casi todo el mundo.
  16. Este sería nuestro pollo al ajillo.
Canal Cándido TV https://candido.tv/

También te podría gustar...