Rehidratar setas deshidratadas

 

En los comercios encontramos setas deshidratadas que luego podemos utilizar para muchas elaboraciones. Aquí os enseñamos a rehidratarlas para poderlas aplicar en multitud de platos.

En este video os vamos a mostrar cómo se rehidratan las setas, en este caso nosotros tenemos unas trompetillas de la muerte y el proceso es muy sencillo es interesante explicar cómo se hidrata porque muchas veces vamos a supermercado y vemos que hay una gran variedad de setas deshidratadas pero sin embargo no sabemos exactamente como se podría volver a hidratar y posteriormente darle uso.

Esto que vamos a hacer es extensible a cualquier tipo de setas, ya sea boletos, rebozuelo, senderuela, pucherete lo que vosotros veáis en el supermercado lo podéis hacer siguiendo estos pasos.

Es muy sencillo vamos a dar fuego a nuestra cazuela y en ella vamos a verter simplemente agua, vamos a esperar que levante el hervor, apagaremos, echaremos las setas y dejaremos que vayan inficionándose y rehidratándose por espacio de unos cincuenta minutos.

Dependiendo del uso que vayáis a dar luego a las setas es conveniente que penséis que si vamos a utilizar el caldo para mojar un arroz o mojar un risotto que le podamos enriquecer con la sal o con cualquier otro tipo de vegetales.

Nosotros este en concreto lo vamos a utilizar para hacer un risotto y le vamos a poner un poco de sal porque la seta va evidentemente sin sal y de este modo va a coger la sal la seta y también el caldo en el que vamos a mojar el risotto.

Resulta muy interesante utilizar este tipo de setas porque luego queda ese caldo con todo el sabor, todo el extracto que dan las setas y nos vale para hacer no solo los arroces, sino también podríamos hacer un montón de guisos, calderetas, guisos de carne, a los que incorporaremos las setas les podemos dar el  sabor con este caldo.

Bueno veis que ya empieza prácticamente a hervir y una vez que levante el hervor apagaremos y dejaremos ahí, y vertemos nuestras setas deshidratadas para que se vayan rehidratando, no hace falta que tapéis simplemente lo dejáis ahí por espacio de cincuenta minutos, vais a ver que el agua se va a ir tiñendo de un color oscuro como es el color de la propia seta y a su vez la  seta irá cogiendo toda la humedad que había perdido y volverá un poco, no al cien por cien de su estado original pero sí bastante semejante.

Han pasado ya cincuenta minutos y veis la tonalidad tan oscura que ha cogido el agua que habíamos vertido, ya se ha convertido en un caldo perfecto de setas y por otro lado tendríamos las setas perfectamente rehidratadas.

Ahora lo que vamos a hacer es verterlas aquí, escurrirlas y así obtener por un lado las setas y por otro el caldo.

Luego las setas evidentemente aumentan de tamaño y las podríamos cortar si fuese necesario y si no las podríamos utilizar tal cual están.

Nosotros las vamos a poner aquí para que las podáis ver.

Este sería el proceso para rehidratar las setas entonces ya tendríamos por un lado el caldo con todo el sabor de las setas que podríamos utilizar como hemos dicho antes para mojar arroces, risotto, enriquecer salsas y por otro lado la seta perfectamente rehidratada y lista para la incorporación a cualquier tipo de guiso.

Y esta seria de forma de rehidratar unas setas, en este caso trompetillas de la muerte.

También te podría gustar...