Rehidratar tomates secos

 

En las tiendas de alimentación y supermercados podemos encontrar tomates secos, deshidratados mediante un proceso de secado que elimina la humedad del fruto y conserva e intensifica su sabor. Es importante saber rehidratarlos correctamente, para poder utilizarlos convenientemente en nuestras recetas.

En este vídeo también te mostramos como aprovechar estos tomates rehidratados en una sencilla ensalada.

En este video os vamos a explicar cómo rehidratar tomates secos que mucha veces encontramos en las superficies comerciales y se debe hacer como paso previo para utilizarlo para ensaladas, para una pizza, para determinadas aplicaciones en las que lo vamos a utilizar en crudo.

Veréis que hay otros tomates que vienen secos pero vienen en aceite que ya están hidratados en el propio aceite o han sido hidratados previamente en agua y con esos no tendríamos que hacer nada.

Pero por regla general toda aquella que venga así secos sin más hay que hidratarlos, además vienen con una buena cantidad de sal que se ha ido incorporando durante el proceso de deshidratación que tendremos que quitarlos para que no tengan ese sabor tan bravío y tan salado en la boca.

Para ello simplemente una vez que tenemos dispuestos los tomates los vamos a poner en un bol o en un cuenco, vamos a incorporar una cuarta parte o una quita parte de vinagre de vino blanco y agua hasta que los cubra, ahora vamos a esperar unas dos o tres horas hasta que el tomate haya cogido toda esa hidratación que necesita y ya los tendremos listos y os presentaremos el tomate totalmente hidratados en una ensalada de aceite.

Bueno han pasado dos horas o dos horas y media y ya tenemos el tomate perfectamente hidratado, veis que han soltado también parte del color y a su vez lo que es la carne del tomate ha ido creciendo debido a esa rehidratación a la que hemos sometido al propio tomate.

Lo que vamos a hacer ahora es secarlos bien y quitarles todo el líquido qu4e tiene y vamos a hacer una pequeña ensalada con un poco de aceite de oliva, orégano, y pimienta.

Pues nada ya tenemos aquí dispuestos los tomates, están perfectamente  secos y les vamos a poner un poco de orégano, no les vamos a poner sal porque ya le han puesto durante el proceso de secado con lo cual no vamos a poner más, vamos a dar un toque de pimienta blanca fresca y un buen chorro de aceite de oliva. Esta es una idea de cómo presentar como guarnición unos buenos tomates secos.

Este es el proceso de rehidratación y utilización del tomate seco.

También te podría gustar...